Maravilloso ataque de risa.

Cuando te grabas para un casting y al operador de cámara se le escapa algo que no debería haberse escuchado.